NewsLocal NewsInvestigations

Actions

Recamarera Latina habla sobre los peligros que empleados esenciales enfrentan durante la pandemia

Posted at 8:58 PM, Jul 30, 2020
and last updated 2020-07-30 23:58:19-04

PHOENIX — Las restricciones de viaje continúan en pie debido a la propagación de coronavirus, lo cual significa que muchos Arizonenses están optando por vacacionar en hoteles locales este verano.

Una recamarera del Valle le pide a la comunidad que dentro de su planeación de vacaciones, se considere también la seguridad de los trabajadores de los hoteles.
“Yo no vi a ningún huésped usando mascarilla,” dijo Luz Wellman, una recamarera que cree se contagió con COVID-19 en uno de los hoteles de Phoenix donde trabaja.
Wellman busca contar su historia con el fin de hacer un llamado al público para que huéspedes no solo vean por la seguridad de sus familias, pero también por la de todos los que trabajan alrededor de ellos.

“No se hacer otra cosa más, más que limpiar. Quisiera trabajar con la computadora desde mi casa, pero no tengo el estudio y no se manejar la computadora,” expresó Wellman.

La señora Wellman ha trabajado como recamarera por los últimos 13 años.

Ella dice que le gustaría poder limpiar cuartos de hotel por medio de “zoom” (una aplicación por la que empleados pueden comunicarse para trabajar desde casa) para así evitar contagiarse de nuevo.

El trabajar desde casa durante la pandemia no es una opción para trabajadores esenciales como Wellman. Ella ahora forma parte del número de Latinos que han reportado haberse contagiado con COVID-19 en sus lugares de trabajo.

“Regrese a trabajar en mayo cuando el estado reabrió. No había un control. Los empleados usábamos mascarilla y guantes, pero no vi a ningún huésped usando una mascarilla,” dijo Wellman, quien asegura se contagió el mes de junio posiblemente por un huésped.

“La esposa de mi nieto se infectó porque yo fui a visitarlos sin saber que yo estaba enferma,” expresó Wellman.

Tras aislarse por varias semanas, Wellman por fin pudo realizarse la prueba de detección de nuevo y esta vez el resultado fue negativo. Una gran noticia ya que su familia depende de su ingreso económico. Sin embargo dice aun no esta segura de regresar.

“La verdad me da miedo regresar al trabajo,” dijo Wellman.

También dice temer por la seguridad de su familia, “mi hijo y su esposa son sordomudos. Ellos y mi nieta de 7 años viven conmigo y con mi esposo.”

Wellman solicita la ayuda del público para protegerlos ya sea usando un cubrebocas en los pasillos y cuartos de hotel.

“Se portan como si no les importara, cómo nos sentimos o enfermamos. Y no hagan tanto cochinero en los cuartos,” suplicó Wellman.

“Todos queremos que se reabra el estado, pero queremos que sea de una manera segura,” dijo Rachel Sulkes, la directora de comunicaciones para Unite Here, la unión de trabajadores que representa a Wellman y otros trabajadores de limpieza de hoteles.

Sulkes dice trabajadores de hoteles fueron de los primeros en ser despedidos a causa de la pandemia. Es una de las industrias más afectadas donde la mayoría de empleados son mujeres de color e inmigrantes que temen solicitar los beneficios del desempleo.

“Un empleado me confesó que no queria solicitar el desempleo porque la administración Trump no ha sido muy clara sobre cómo afectaría al solicitar la ciudadanía,” dijo Sulkes.

La unión de trabajadores Unite Here cuenta con un fondo económico para ayudar a trabajadores como Wellman.

“Si la gente quiere puede hacer una pequeña contribución, pero pueden ayudar asegurándose que abramos de una manera segura,” concluyó Sulkes.

Por su parte Wellman solo quiere recordarnos el no olvidarse de los trabajadores esenciales como ella, “Tenemos familia y tenemos un alma que siente y también nuestro cuerpo se cansa.”