NewsEstamos Contigo

Actions

Alguacil Tony Estrada, de inmigrante a liderar un legado en Arizona

CORP-Digital-Default-Image-1280x720-KNXV.png
Posted at 4:58 PM, Dec 31, 2020
and last updated 2020-12-31 18:58:24-05

Marco Antonio Estrada, conocido como el alguacil Tony Estrada, se ha convertido en el alguacil con más años de servicio en Arizona y en el único alguacil latino en el estado.

Esta víspera de Año Nuevo, se prepara para dejar su cargo donde sirvió durante casi 30 años.

“Ha sido un honor, vengo de Nogales, Sonora. Emigré cuando tenía aproximadamente un año y medio”, dijo Estrada.

Él dice que fue su origen humilde como inmigrante lo que lo llevo al éxito.

"Es un sueño. Soy el único alguacil hispano del estado. Y pensar que mi mamá se ahorraría cada centavo para pagar las tarifas de inmigración".

Él dice que vivían en la pobreza, luchando por pagar su renta mensual de $10, pero nunca faltaron las necesidades básicas. Aunque no podían pagar por hamburguesas, nunca experimentaron hambre, dijo Estrada.

Todavía se siente surrealista, dice Estrada, solo pensar que el niño que cruzó la frontera se convertiría en parte de la historia de Arizona.

“Me dieron esa oportunidad. Por alguna razón, alguien dijo de alguna manera: 'Sabes lo que vas a ser (al) hacer esto. Vas a tener un impacto en las personas, en las personas menos afortunadas '”, expresó Estrada.

El alguacil Estrada ha pasado más de 50 años en la aplicación de la ley. Tenía solo 22 años cuando se unió al Departamento de Policía de Nogales en 1966.

"Serán 28 años como alguacil aquí en el condado de Santa Cruz. Eso es un récord, y luego, por supuesto, 25 años en el Departamento de Policía de la Ciudad de Nogales, de donde me retiré como capitán", dijo Estrada.

A los 77 años, decidió que era hora de ponerle fin a su carrera.

“Creo que el siete es mi número de la suerte. Nací en julio, el séptimo mes, estoy en mi séptimo término y tengo 77 años".

Pero después de tantos años en la aplicando la ley, ¿cómo será el mañana para Tony Estrada?

"Va a tomar un tiempo comprender que ya no soy el alguacil, ya no estoy en la aplicación de la ley. Pero quedarme con la familia, planeo permanecer activo en algún momento, pero por ahora, me lo tomaré con calma y me relajaré".

Hasta entonces, incluso si la jubilación está a solo unas horas, planea seguir trabajando y abogando por aquellos que no tienen voz.

"Me han criticado por mi posición en la defensa de personas que vienen de otros países. Sabes, tratamos al ganado mejor que a los seres humanos. No le ponemos alambre de púas al ganado, pero lo hacemos a los seres humanos. No puedo aceptar eso".

Dice que lo peor que presenció durante su carrera involucró a otras agencias policiales.

“La crueldad de arrebatar y quitar a los niños de los brazos de sus padres, traumatizarlos, enjaularlos. No está bien. No es humano".

También ha visto grandes cambios en su hogar de Nogales debido a la recesión y el impacto de COVID-19.

“El centro de la ciudad solía ser una de las más concurridas. La tienda JCPenney a una cuadra del puerto de entrada de la avenida Morley estaba llena de gente, (con) consumidores mexicanos todos los días".

Espera que se levanten pronto las restricciones fronterizas. De esa manera, los turistas mexicanos puedan volver a comprar en el centro de Nogales, que el coronavirus deje de propagarse y que no haya más construcción del muro.

Pero sobre todo, ser recordado como un buen alguacil, lo mejor que podía ser.

“Me gustaría ser recordado como un buen alguacil, un alguacil cariñoso que tenía compasión y empatía, que entendía las necesidades de la comunidad. Que todo lo que he logrado fue un esfuerzo de equipo, desde mi familia hasta mi familia policial aquí. Que hice lo mejor que pude".

Estrada espera dejar una huella y que otros latinos e inmigrantes vean que todo es posible.